sábado, 9 de marzo de 2013

Discos - Nick Cave & The Bad Seeds - "Push The Sky Away" - (2013)


Nick Cave cierra las persianas de las enormes ventanas de su casa en Brighton, mientras su esposa camina desnuda frente a él y la luz que logra filtrarse por las rendijas ilumina el piso. Esa es la imagen de la portada del quinceavo álbum de Nick Cave and The Bad Seeds y el primero sin Mick Harvey, miembro original quien dejó la banda en 2009.

La primera vez que escuché a esta banda fue con “(I’ll Love You) Till The End Of The World”, una canción incuida en el soundtrack de la película de 1991 que lleva el  mismo nombre, dirigida por Wim Wenders. La voz algo atormentada de Cave, contrastando con la dulce y lenta balada, fue lo que más llamó mi atención en aquella ocasión.

En Push The Sky Away Cave nos habla del caos del mundo  en que vivimos  al mismo tiempo que nos arrulla con melodías tranquilas en las que utiliza mucho piano, poca guitarra y casi nada de batería. Al escuchar el disco uno se encuentra con sensaciones de soledad, vacío y decadencia, pero sin sentirse abrumado en ningún momento. Cave es como un ángel oscuro que nos transporta a un mundo que tiene sabor a caminata bajo la lluvia con audífonos puestos, que inspira a mirar a la gente e imaginar sus historias, sus nombres, sus edades.
Cuando Cave tenía 19 años y todavía residía en Australia (su lugar de nacimiento) su padre murió en un accidente automovilístico. Cave recibió la triste noticia en el mismo momento en el que su madre estaba pagando una fianza para sacarlo de la delegación por robo.“El perder a mi padre creó un vacío en mi vida, un espacio en el que las palabras empezaron a flotar y a fluir y a tener un propósito.”

La gravísima y oscura voz de Cave le da a las canciones una intensidad siniestra. En “Jubilee Street” nos habla de Bee, una chica con historia pero sin pasado; él tiene una relación extrañacon ella y al final se encuentra solo en una habitación con las cortinas cerradas diciendo: “I’m transforming, I’m vibrating, I’m glowing, I’m flying, look at me”.

Todos hemos tenido momentos en los que por instantes no entendemos el sentido de nuestra existencia y sentimos que no encajamos en los moldes que la sociedad  ha creado para hacernos sentir que pertenecemos, que no estamos solos, y nos es difícil aceptar que es normal e incluso sano, sentirse solo de vez en cuando. La soledad es la única manera en la podemos acercarnos a nosotros mismos, explorarnos, preguntarnos, respondernos, aceptarnos. Cave conoce muy bien éste concepto y lo explota frecuentemente en sus canciones.
 “Finishing Jubilee Street” es una narración íntima de todo lo que pasa por su mente en ése momento. Relata la canción como si estuviera hablando solo, o hablando con nosotros que estamos del otro lado de la bocina. Uno siente que está ahí con él despertando del mismo sueño y con la misma sensación de ansiedad que tan claramente describe Cave.
Recientemente en una rueda de prensa, Cave mencionó que este disco es el resultado de las anotaciones que hizo en un cuaderno durante el transcurso de un año acerca de cosas raras que googleaba. “Higgs Boson Blues” refleja precisamente el confuso trayecto que recorrió Cave al escribir este material. Es una descripción de datos enredados sin lógica ni principio ni fin, dejados a la interpretación. 

Hay discos que nos inspiran a bailar, otros a enamorarnos, otros a desquiciarnos, otros a sentarnos tranquilamente a escuchar cada acorde, y lo hacemos con tantas ganas que hasta percibimos como respira el intérprete entre cada estrofa. Esta es la clase de álbum que es Push The Sky Away. Es mucho más profundo y tranquilo que su predecesor Dig, Lazarus, Dig!!! Es un viaje dentro de la mente de Cave que nunca deja de imaginar situaciones, momentos, olores, sabores, lugares. Un disco que contiene las mejores baladas que ha hecho la banda hasta la fecha. Sublime.
Fuente http://www.indierocks.mx/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada